MARRUECOS, como los lugares santos de Palestina, ejerció sobre San Francisco y sobre sus hijos una singular atracción, que se explica sin duda por las guerras entonces particularmente generalizadas, crueles y empobrecedoras entre el mundo musulmán y el mundo cristiano, y por el modo distinto -pobre, sencillo y pacífico- que los hermanos menores tenían de entender las relaciones entre los hombres.

   Ya Marruecos llegaron ya los frailes en vida de San Francisco, y allí derramaron su sangre los primeros mártires de la Orden.

   Desde el siglo XIV al XVIII, fueron los franciscanos españoles quienes se ocuparon en Marruecos de¡ apostolado entre cautivos cristianos.

   En 1630 el obispado de Marruecos fue reducido a Prefectura Apostólica, y ésta fue encomendada a los franciscanos de San Diego de Andalucía.

   En 1862, aún en plena crisis de la exclaustración, llega a Tánger Fr. José Lerchundi, para incorporarse a la Misión Católica, de la que más tarde fue Prefecto Apostólico -desde 1877 hasta 1896-. Él sería el renovador de la presencia franciscana en el Magreb. Desde entonces, las Provincias Franciscanas de Santiago y Granada serán las encargadas de mantener la presencia de la Orden en aquellas Tierras.

  En 1908 Pío X elevó a Vicariato Apostólico la Prefectura Apostólica de Marruecos. Fue su primer titular Monseñor Francisco Cervera Tamarit, 1858-1926. Le sucedió Monseñor José María Betanzos Homaechevarría, 1863-1948. Y a éste siguió Monseñor Francisco Aldegunde Dorrego, 1896-1983; en su tiempo, el Papa Pío XII elevó el Vicariato Apostólico al grado y dignidad de Archidiócesis, con el nombre de Tingitana, y nombró a Mons. Aldegunde Arzobispo de dicha Archidiócesis.

 En 1974 ocupó la sede Arzobispal de Tánger Monseñor Carlos Amigo Vallejo; y a éste le sucedió, en 1983, Monseñor José Antonio Peteiro Freire.

 Por el convenio vigente entre el Arzobispado de Tánger y la Provincia Franciscana de Santiago, a nuestra Custodia de Tánger se le encomienda gran parte del cuidado pastoral de la diócesis.

   La actividad de los hermanos está dirigida sobre todo hacia los cristianos, y tiene las peculiaridades que le confiere el hecho de trabajar como extranjeros y con extranjeros en un país musulmán.

  Los hermanos de la Custodia de Tánger tienen encomendadas 8 parroquias, y son Capellanes de dos Hospitales Españoles, a los que están adosados dos Asilos de Ancianos. Los hermanos atienden también 22 comunidades de religiosas, que a su vez desarrollan una importante labor social entre los más pobres.


CLICK ICI: LIEN AVEC LES FRANCISCAINS



VOLVER AL GUION-RETOUR AU REPERTOIRE

AtrasEGLISE DU MAROC ACTUEL Inicio LE PADRE Adelante