Previo Siguiente Arriba Título Contenido

El Rif de los rifeños

La zona de influencia otorgada el 1904 por el tratado hispanofrancés y sellada el 1912 por el establecimiento del Protectorado, es una estrecha franja sin apenas valor económico (ni estratégico, dicho sea de paso), de unos 20.000 km que se extiende desde el Oceáno Atlántico al oeste, al río Mululuya al este, en la frontera argelina; y desde el Mediterráneo al norte al río Werga al sur. Es un territorio montañoso y abrupto en el centro y sur, con áridas llanuras en el oriente y algunas zonas laborables en la costa atlántica, sin apenas ciudades, más allá de los pequeños núcleos de Larache, Tetuán, y las dos plazas españolas de Ceuta y Melilla; sin comunicación terrestre entre sí, cosa que obligaba a utilizar la vía marítima, y con una población que rondaba los 700.000 individuos agrupados en cabilas (tribus), casi en su totalidad rural y repartida en 4 grupos de la familia bereber a lo largo del territorio. Dos ocupaban por mitad la vertiente atlántica, los Senhaja al este y los Jebala al oeste, y los otros dos la mediterránea, con los Gomara al oeste y los Rifeños propiamente dichos al este, hasta la frontera argelina. De éstos los Jebala y los Rifeños son los grupos mas importantes. Pero mientras los primeros, liderados por Raisuni, buscaron en el pacto la resistencia contra España, intentando así aprovechar sus debilidades y sus errores, los segundos, el Rif de los Rifeños8, tal y como lo define Ayache en contraposición al Rif de los geógrafos (que sería el equivalente a todo el Protectorado Español [Ayache, 1975, p. 345]), se enfrentaron frontalmente a los españoles frenando cualquier intento de penetración en su territorio, tal y como demuestran toda la serie de batallas y encontronazos periódicos que desde 1860 (año de la guerra hispanomarroquí) dejan su rastro en el Rif. Las tentativas españolas de aumentar el hinterland de Melilla y de explotar sus riquezas mineras tropezaron siempre con la resistencia de la cabilas, y una vez establecido el Protectorado (1912), mientras en el extremo occidental los españoles progresaban, ocupando Tetuán y extendiendo su dominio por la costa atlántica, en el este, el rio Kert era la zona de frontera, con un Rif insumiso e independiente.



Previo Siguiente Arriba Título Contenido